Santiago de Chile

Santiago del Nuevo Extremo | 12/Febrero/1541 | Gentilicio: Santiaguino – Santiaguina

  • Estadio Nacional

  • Cementerio General

  • Completo Italiano

  • Providencia

  • Cordillera de Los Andes

La historia de Santiago se remonta a los primeros habitantes de la cuenca del río Mapocho, aproximadamente en el X milenio a. C. Sin embargo, recién en el siglo XV con la conquista de la región por el Imperio incaico existirían las primeras comunidades en la zona.

La ciudad fue fundada hace 480 años como Santiago del Nuevo Extremo (en honor al apóstol Santiago, convirtiéndose así en la capital de la Gobernación de Nueva Extremadura)​ por el conquistador extremeño Pedro de Valdivia, el 12 de febrero de 1541. Desde esa fecha, la primera ciudad fundada en Chile sería, casi ininterrumpidamente hasta el día de hoy, la capital y principal urbe de la nación.

Fundación de la ciudad

Tras una larga travesía desde Cuzco, atravesando el desierto de Atacama y los valles transversales y superando las hostilidades de algunos grupos indígenas, el conquistador extremeño Pedro de Valdivia llegó al valle del Mapocho, el lunes 13 de diciembre de 1540. Las huestes de Valdivia acamparon junto a las aguas del río, en los faldeos del cerro Tupahue y comenzaron lentamente a entablar relaciones con los indígenas picunches que habitaban la zona.

Pasados los peligros Valdivia convocó a los caciques de la zona a un solemne parlamento. A él asistieron líderes de diferentes territorios, desde Lampa hasta la región del Cachapoal. El conquistador español les explicó su intención: fundar una ciudad en nombre del rey Carlos I de España de la que sería su gobernación de Nueva Extremadura.​ Los indígenas habrían aceptado inicialmente, pensando en una segura expulsión de los forasteros en el futuro, y fue cedida una pequeña isla ubicada entre dos brazos del río junto a un cerro denominado como Huelén, el cual era de propiedad del cacique Huelén Huala.​ Tras la cesión de tierras, varios lof o clanes indígenas de las zonas cercanas al cerro Manquehue (denominadas como La Dehesa del Rey por los conquistadores) fueron trasladadas hacia otras zonas como TangoPeñalolén y finalmente el pueblo de indios de Apoquindo.

El miércoles 12 de febrero de 1541, Valdivia fundaría oficialmente la ciudad de Santiago de Nueva Extremadura (Santiago del Nuevo Extremo) en honor al Apóstol Santiago, santo patrono de España, en las cercanías del Huelén, renombrado por el conquistador como “Santa Lucía”. Siguiendo las normas coloniales, Valdivia encomendó el trazado de la nueva ciudad al alarife Pedro de Gamboa el cual diseñaría la ciudad en forma de damero. Éste tomaría como base del trazado el antiguo centro administrativo incaico, cuyo centro ceremonial pasaría a ser la Plaza Mayor, alrededor de la cual se destinaron solares para la Catedral, la cárcel y la casa del gobernador. En total se construyeron ocho cuadras de norte a sur y diez de oriente a poniente, y cada solar (un cuarto de cuadra) fue entregado a los colonizadores, que construyeron casas de barro y paja.

Junto a sus soldados, Valdivia partió meses después de la fundación de Santiago hacia el sur, dando inicio a las primeras campañas de la Guerra de Arauco. La ciudad quedó entonces desprotegida, momento perfecto para que las huestes indígenas de Michimalonco atacaran la incipiente urbe. El domingo 11 de septiembre de 1541, la ciudad fue arrasada por los indígenas; pero los 55 españoles, más un número indeterminado de yanaconas lograron resistir a los miles de atacantes, destacando la participación de Inés de Suárez, pareja de Valdivia y primera mujer europea en el país , quien asumió el comando del fuerte. Suárez ordenó la decapitación de siete caciques picunches y colgó sus cabezas para poder desmoralizar a las huestes aborígenes. Tras la destrucción de Santiago, la guerra se trasladó plenamente al sector del río Biobío lo que permitiría la reconstrucción de la ciudad, la que se vería afectada por un terremoto en 1552.

Con Santiago apenas resurgiendo tras la destrucción y la creciente preponderancia que adquiría el conflicto bélico, la recién fundada Concepción comenzó a adquirir mayor protagonismo. El conflicto de poder entre ambas ciudades se agudizaría en 1565 con la fundación de una Real Audiencia en esta última ciudad. Sin embargo, esta sería cerrada en 1575 y al ser restablecido este órgano en el Reino de Chile, en 1607, sería instalada en Santiago, debido al constante peligro que afrontaba Concepción, especialmente tras el desastre de Curalaba, y los terremotos de 1570 y 1575 que asolaron dicha localidad. Con la instalación de la Real Audiencia, Santiago quedó definitivamente establecida como la principal ciudad y capital del país.

Datos de Santiago

  1. La ciudad de Santiago está rodeada de volcanes activos, el volcán San José, el Maipo, el Tupungato y el Tupungatito. El mismo valle donde está Santiago hoy, fue destruido 450 mil años atrás por la erupción del volcán Maipo (el de la imagen), equivalente a varias bombas atómicas. Aún hoy se pueden encontrar sedimentos y restos volcánicos en la zona de Pudahuel. Además, hay otros «restos» que conviven con lo moderno…
  2. El cerro El Plomo, en Santiago, es el punto más alto visible desde la ciudad, con 5.434 metros: si eres andinista o si simplemente te gustan los datos curiosos, quizás estés al tanto de esta meta de montañismo en la capital chilena. Lo que quizás no sepas es que El Plomo fue un centro ceremonial para los incas, llamado «Apu» («señor») en quechua. En 1954, se encontró la momia de un niño de 9 años, que habría sido sacrificado como ofrenda en la ceremonia inca de Capacocha. Para explorar más sobre esta historia, puedes visitar el Museo de Historia Natural o seguir su página de Facebook para conocer más sobre sus exhibiciones temporales.
  3. La iglesia de San Francisco, en el centro de Santiago, es el monumento arquitectónico más antiguo existente en la capital. Fue levantado entre los años 1572 y 1618 por la orden franciscana, y es aquí donde se conserva la imagen de la Virgen del Socorro, en el altar mayor, traída por Pedro de Valdivia cuando fundó la ciudad.
  4. Si disfrutas de los espacios públicos, quizás sepas que el parque Quinta Normal es el centro de encuentro popular y cultural de Santiago. Ha sido catalogado como uno de los más bellos del mundo, un verdadero Santuario de la Naturaleza. Lo que es interesante recordar sobre sus orígenes es que fue diseñado por el naturalista francés Claudio Gay como un centro de experimentación científica y agrícola, debido a la gran diversidad de especies vegetales presentes. En una época en la que la naturaleza y la agricultura urbana vuelven a convertirse en temas de conversación, vale la pena recordar a sus predecesoras.
  5. No solo en la V o VI regiones se pueden encontrar viñas en Chile: en Santiago y en la Región Metropolitana también las hay, e incluso algunas están entre las más importantes a nivel nacional y de exportación. Si no me crees, visita Concha y ToroSanta Carolina o Cousiño Macul, así como Santa Rita o Tarapacá un poquito más al sur de la capital.
  6. El Cementerio General de Santiago no solo es el cementerio más grande de Chile… ¡es considerado a la vez un museo al aire libre! Además, caminar por sus calles permite apreciar la variada riqueza arquitectónica al tiempo que se conoce mejor la historia del país y de los hombres que la hicieron. En el cementerio se ofrecen tours históricos en los que se enseña la historia republicana de Chile, visitando las tumbas de los próceres de la patria. A partir del mes de abril, puedes -si te animas- participar de «tours nocturnos”, en los que se narran todo tipo de misterios que ocurren en el cementerio.
  7. La época «muerta» de algunos puede ser un «paraíso» para otros. Mientras que la mayoría de los habitantes de Santiago abandonan la ciudad durante Enero y Febrero, para dirigirse a la playa o a explorar destinos en las regiones, algunos sabemos que esas son las mejores fechas para disfrutar de un Santiago paradisíaco. Si lo que buscas es relajarte y evitar tacos y gentios, las calles están vacías y a tu disposición. Eso sí, ¡busca lugares con aire acondicionado!
  8. Si visitas Santiago por primera vez, deberías saber algo más… algo que es una suerte de secreto a voces entre los habitantes de la capital: muchas calles (del centro) de la ciudad tienen su «especialidad». Es decir, si necesitas comprar ropa más barata, vas a Patronato; si necesitas zapatos, puedes vitrinear en la calle Estado; si necesitas repuestos de autos, sin duda vas a la avenida 10 de Julio. Además, si quieres telas, vas a Independencia; por útiles escolares vas a Meiggs; si buscas lentes ópticos, vas a Mac Iver, y por libros, vas a San Diego… En fin, cada calle tiene su tema, ¡y es tan conveniente!
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *