CALAMA

23 de marzo de 1879 | Gentilicio: Calameño – Calameña

Calama es una ciudad ubicada en el río Loa de la región de Antofagasta, en el norte de Chile, fue fundada el 23 de marzo de 1879. Se ubica en un área minera y es conocida como una vía de acceso al desierto de Atacama. Justo al norte, está la extensa mina de cobre a tajo abierto de Chuquicamata. La villa de Chiu Chiu, cerca de Calama, alberga una iglesia de adobe del siglo XVII. Al sureste está el Valle de la Luna, en la Reserva Nacional Los Flamencos, con un paisaje similar a la superficie lunar que tiene montañas y formaciones rocosas características.

Hay una variedad de hipótesis con respecto al origen del nombre Calama; pero las dos principales corrientes sostienen que su origen proviene de la lengua Kunza, hablado en el pasado por los atacameños, un grupo étnico que hasta el día de hoy reside en la provincia de El Loa. Héctor Pumarino Soto sugiere que “Calama” proviene de la palabra Kunza “Ckara-ama”, que significa “ciudad en el medio del agua”. Esta afirmación se apoya en el hecho de que, hasta mediados del siglo XX, el sitio urbano de Calama y el oasis de los alrededores fueron flanqueadas por el río Loa (en sus fronteras sur y este) y la vega y los pantanos del sector occidental, creando una verdadera isla en medio del desierto, rodeado completamente por el agua.

GASTRONOMÍA

En Calama se pueden encontrar restaurantes para todos los gustos y bolsillos, incluyendo las tradicionales picadas, especie de fonditas de comida típica chilena.

  • Porotos granados: Sopa espesa preparada con porotos (frijoles), choclos (maíz), zapallo (calabaza), cebolla, ají (chile), sal, albahaca
  • Charquicán: Caldo hecho con carne seca con cebolla, ajo, chile, papas y calabazas.
  • Mote con huesillos: Bebida refrescante que se compone de una mezcla de jugo acaramelado, con granos de trigo y duraznos deshidratados
  • Sopaipillas pasadas: Tortitas de harina de trigo con calabaza, canela y cáscara de naranja bañadas en salsa de chancaca (piloncillo).
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *